La ratatouille es una especialidad regional francesa elaborada con diferentes hortalizas y originaria de la ciudad de Niza y más en general de la región de Provenza (sureste de Francia). Su nombre completo es ratatouille niçoise,2 y proviene etimológimamente de dos verbos francés tatouiller y ratouiller, que tienen su origen en el verbo touiller que significa remover, que es la operación que se realiza al elaborar este plato.

Se trata de un plato vegetariano resultante de guisar en aceite de oliva o vegetal unas hortalizas que se pueden cocinar todas juntas o por separado (los puristas del plato dicen que deben prepararse por separado y luego cocinarlas todas juntas en su fase final). Existen recetas en las que se determinan secuencias concretas de preparación de las hortalizas. Por regla general la receta varía al gusto del cocinero, pero se incluye siempre tomates, ajo, pimientos (poivrons), cebollas, calabacín (courgettes) y berenjenas (aubergine) en proporciones variables. Además, se puede añadir el bulbo del hinojo (fenouil) cortado, lo que aromatiza más al plato. Como aromatizador se suelen emplear además diversas mezclas de hierbas como tomillo, romero, albahaca, orégano, entre otros, las llamadas hierbas provenzales. Como muchos platos de verduras en salsa, suelen adquirir mejor sabor si se dejan reposar algún tiempo o si se recalientan. El plato puede quedar en el refrigerador durante varios días.

Es un plato frecuente en los meses calurosos del verano en Francia. Se sirve solo, acompañado de pan (a veces croûtons), arroz, cuscús o patatas o muy frecuentemente como guarnición de algún plato de carne o pescado. Se puede servir frío o caliente, al gusto del comensal. A veces se emplea la ratatouille como relleno o acompañamiento de la tortilla francesa.

Variantes

En la Región de Castilla-La Mancha, en España, existe un plato autóctono denominado pisto. Dependiendo de la zona, varía algún ingrediente o forma de preparación, pero la base es muy parecida a la del plato francés.

En Mallorca, el tumbet es parecido a la ratatouille y también se puede comer solo o como acompañamiento de platos de pescado o carne (lomo de cerdo). Se diferencia del plato francés en que normalmente no lleva cebolla y que las hortalizas fritas por separado se disponen en capas.

En Cataluña, se conoce un plato parecido llamado samfaina, utilizada también como guarnición o sola, acompañada de patatas fritas o arroz.

Existe también una versión de este plato en Malta denominada kapunata. La kapunata se elabora con tomates, pimiento verde, berenjena y ajo, y acompaña a los platos con pescado.

En la cocina húngara, la versión vegetariana del letscho es muy similar a la ratatouille.

En el sur de Italia, también hay un plato llamado ciambotta que se prepara con patatas hervidas, berenjenas, tomates y pimientos, al que se pueden añadir otros ingredientes según la región.

Periodo de recolección y elaboración

Ficha técnica